La paradoja de prometeo: El uso de ChatGPT en el trabajo.

La IAG puede ser una herramienta poderosa, pero al igual que el fuego de Prometeo, debe manejarse con cuidado. En nuestro entusiasmo por adoptar estas nuevas tecnologías, no debemos olvidar que la experiencia humana y la intuición son igualmente importantes en nuestro trabajo. El futuro del trabajo probablemente será una combinación de ambos, IA y el toque humano, trabajando juntos para superar desafíos y buscar soluciones. Es nuestra responsabilidad garantizar que este futuro sea seguro, ético y en beneficio de todos.
Foto de Charles Parker

El legendario escritor de ciencia ficción Arthur C. Clarke acuñó la tercera ley que dice: “Cualquier tecnología suficientemente avanzada es indistinguible de la magia”. Hoy en día, uno podría argumentar que esa magia es representada por la Inteligencia Artificial Generativa (IAG). Como los conjuros mágicos de los cuentos de hadas, estas herramientas tecnológicas avanzadas están transformando la forma en que trabajamos.

Las criaturas virtuales, como la reconocida ChatGPT de OpenAI, están remodelando el flujo de trabajo, ayudando a los trabajadores a generar contenido, propuestas comerciales, respuestas a correos electrónicos, incluso textos legales. Pero, como con cualquier magia poderosa, viene la precaución.

Recientemente, jueces en Estados Unidos han tomado medidas para asegurarse de que la tecnología de IA no desplace la mano humana en el sistema legal. Han solicitado a los abogados que declaren si han utilizado IA para redactar sus documentos. Esta medida refleja una inquietud más amplia: ¿estamos permitiendo que la tecnología avance más allá de nuestro control? ¿Estamos sacrificando el toque humano y la integridad por la comodidad y la eficiencia?

Estas preguntas resuenan no solo en las salas de tribunales, sino también en los lugares de trabajo cotidianos.

Recientemente las empresas han comenzado a adoptar medidas respecto al uso de tecnología de IAG para proteger la información confidencial y sensible de la empresa. ¿Podría esta ser la señal de un cambio de marea en el uso de la tecnología en los entornos laborales?

Pero ¿el camino correcto será prohibir el uso de la Inteligencia Artificial o instruir a los trabajadores sobre su uso como herramienta?

Si bien la IAG puede hacer que nuestras vidas laborales sean más eficientes, también debemos ser conscientes de las responsabilidades éticas y los riesgos de seguridad que esto implica. Como trabajadores, debemos equilibrar el uso de estas herramientas innovadoras con la necesidad de proteger nuestra privacidad y la integridad de nuestro trabajo.

En resumen, la IAG puede ser una herramienta poderosa, pero al igual que el fuego de Prometeo, debe manejarse con cuidado. En nuestro entusiasmo por adoptar estas nuevas tecnologías, no debemos olvidar que la experiencia humana y la intuición son igualmente importantes en nuestro trabajo. El futuro del trabajo probablemente será una combinación de ambos, IA y el toque humano, trabajando juntos para superar desafíos y buscar soluciones. Es nuestra responsabilidad garantizar que este futuro sea seguro, ético y en beneficio de todos.

“La tecnología es destructiva solo en manos de personas que no se dan cuenta de que son una y la misma cosa que el universo”.

Alan Watts

Hoy, nos encontramos frente a un nuevo Prometeo: las Inteligencias Artificiales Generativas (IAG), un regalo de fuego que ilumina y quema, que construye y destruye.

Riesgo de tecnologías como ChatGpt en el trabajo:

  1. Privacidad y seguridad de los datos: ChatGPT, como otros modelos de IA, se entrena en grandes cantidades de datos y, aunque no está diseñado para recordar información específica de las interacciones del usuario, hay un riesgo potencial de que datos sensibles puedan ser recopilados y mal utilizados. En funciones donde se manejan datos sensibles o confidenciales, este riesgo es especialmente alto.
  2. Precisión y confiabilidad de la información: ChatGPT puede generar contenido coherente y fluido, pero no garantiza la precisión de la información. Por lo tanto, cualquier función que dependa de la precisión de la información, como la investigación legal, la medicina o el periodismo, tiene un riesgo más alto de diseminación de información incorrecta.
  3. Responsabilidad y rendición de cuentas: La IA puede generar contenido ofensivo o inapropiado, incluso si se implementan medidas de seguridad. Esto podría causar problemas legales y de reputación en funciones de servicio al cliente, marketing y comunicaciones, por ejemplo.
  4. Pérdida de habilidades humanas: El uso excesivo de IA podría llevar a la pérdida de habilidades humanas, como la redacción, la investigación y el juicio crítico. Las funciones que requieren estas habilidades, como la educación, la escritura y el asesoramiento, podrían estar en riesgo.
  5. Impersonalización: La IA puede faltar en empatía, comprensión y personalización. En roles de servicio al cliente, cuidado de la salud y asesoramiento, la falta de estas habilidades humanas puede conducir a una experiencia inferior para el cliente o el paciente.

Cada organización y rol tendrá que evaluar cuidadosamente estos riesgos y equilibrarlos con los beneficios potenciales del uso de tecnologías de IA como ChatGPT.

¿ChatGpt es un buscador como Google?

ChatGPT no busca información en Internet o bases de datos en tiempo real. En lugar de eso, genera respuestas sobre una amplia gama de temas, por lo que puede dar respuestas coherentes sobre muchos asuntos.

Pero su secreto consiste en proponer la siguiente palabra, según el contexto y factores de probabilidad.

Además, al carecer de la capacidad de acceder a información en tiempo real o a bases de datos actualizadas, ChatGPT no puede proporcionar información en tiempo real, datos actuales o noticias. Su capacidad para buscar información específica está limitada a lo que fue incluido en sus datos de entrenamiento hasta la fecha de su última actualización. En el caso de la versión de uso más general la información se corta en septiembre de 2021.

Por lo tanto, ChatGPT puede ser útil para generar contenido, responder preguntas generales y facilitar la ideación creativa, pero no reemplaza a las herramientas de búsqueda en tiempo real para obtener información precisa y actualizada.

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Pinterest
Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *